La diputada presentó el proyecto “40 horas”, la cual busca reducir la jornada laboral en 8 horas diarias, con el fin de mejorar la calidad de vida de los trabajadores chilenos.

 

En el último tiempo, la iniciativa en manos de Camila Vallejo sobre la disminución de 45 a 40 horas laborales semanales ha estado en el centro de la polémica, la cual desencadenó una discusión polarizada enfocada principalmente en el impacto que esto traería. Por una parte, se apela al bienestar de las personas y los efectos “positivos” que se tendrían en la calidad de vida de los trabajadores versus aquellos que defienden los aspectos de productividad, empleo, salario y crecimiento de las empresas.

La regulación tiene como objetivo generar beneficios centrados en una mejor satisfacción laboral y de esta manera mejorar el rendimiento en el trabajo mediante la implementación de una cantidad de horas adecuadas de trabajo para mantener la salud mental y física del trabajador como también su capacidad productiva. Esta propuesta esta correlacionada con mejorar los resultados entregados el 2016 por la OCDE en (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), queda en evidencia que Chile actualmente se encuentra en la quinta posición de los países que mas trabajan y el segundo que menos productivo, en comparación con Alemania, que su jornada laboral dura 30 horas y tienen índices de productividad superior al de nuestro país.

El economista de la Universidad Austral, Carlos Muñoz, contrasta “compararnos con los países que participan de la OCDE no es un buen indicador, ya que aquellos países que trabajan menos horas y producen más, se rigen por políticas económicas muy diferentes a las nuestra”. Un ejemplo de ello, fue Corea del Sur, quienes implementaron una medida laboral que redujo de 44 a 40 horas semanales, demostró que existió una satisfacción en flexibilidad de horarios pero no implico un cambio ni en productividad ni una mejora en la calidad de vida y felicidad de sus trabajadores.

En contraste con lo anterior, la Central Única de Trabajadores (CUT), publicó un comunicado en se expresa que la productividad esta directamente relacionada con la calidad de vida de los trabajadores, ya que los extensos horarios no permiten invertir tiempo en actividades extra-curriculares al trabajo, provocando que no existan momentos de tranquilidad y el estrés se mantenga a lo largo de la jornada, lo que afecta a la productividad de las empresas.

La diputada Vallejo defiende su postura explicando que “mejorando la calidad de vida de los trabajadores reduciéndoles las horas de trabajo, mejorará su disposición mental, salir mas temprano todo los días se posibilita  cumplir las metas que se proponen y se motivaran a rendir en sus lugares de trabajo”

En base a un estudio realizado por la Comisión Nacional de Productividad , quedó en evidencia que la productividad de nuestro país se ha mantenido estancada durante aproximadamente 15 años, esto se justifica con los resultados publicados por la Dirección del Trabajo, que demuestran que a pesar de haber disminuido la jornada de 2.256 a 2.195 horas anuales de trabajo en 2005, Chile a diferencia de la mayoría de los países, su productividad disminuyó levemente.

Roberto Carvacho, Administrativo de maquinaria y logística de Remavesa, considera que si en el área de maquinaria se disminuyen las horas de trabajo, provocaría una disminución en la productividad y en consecuencia en la producción de la empresa, ya que generalmente las maquinarias  presentan deficit, necesitando casi una jornada completa para su funcionamiento, si se disminuyen las horas de trabajo, los avances de la actividad productiva se pondrá más lento.

Aunque aún no exista una posición que predomine en este debate, la Diputada Vallejo, se reunió el día de hoy con el Ministro de trabajo, Nicolás Monckerberg para impulsar y mejorar el proyectos .

 

Leave a Reply