¿Qué hacer con el Servicio Nacional de Menores? Esa es la pregunta que se formuló en el gobierno de Michelle Bachelet  cuando se dieron a conocer todas las irregularidades del sistema que han llegado incluso a muertes de menores como es el emblemático caso de Lissette Villa el año 2016 en el centro de Estación Central.

Por Arturo Varela

La primera actividad del nuevo mandatario Sebastián Piñera fue la visita a la Fundación Padre Seremía, la cual colabora con el Sename como muchas otras instituciones. Fue el mismo Presidente quien comentó los trazos del nuevo plan del gobierno sobre que hacer con el sistema de cuidado de menores, donde al parecer encontró la respuesta a la interrogativa.

Son 10 puntos los presentados donde destaca reemplazar totalmente el Sename y dividirlo en dos servicios públicos que serian el Servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, y el Servicio de Responsabilidad Adolecente lo que presenta un problema para Luis Cortes, Presidente Nacional de La Asociación Nacional de Funcionarios Regionales del Sename (ANFUR) quien se refirió a este aspecto comentando: “No se trata de dividir al Sename en 2 con las mismas platas, porque es dividir la pobreza”, a lo que agrega: “¿Qué pasa con la infraestructura, lo dividimos con la misma infraestructura? Cuando tenemos centros que han dicho que hay que cerrarlos porque no cumplen con la infraestructura”.

Aunque el anterior es un punto importante, siendo el más mediático en esta reforma, Cortés argumenta que crear dos nuevos servicios no es lo urgente, si no que las muertes de niños en estos centros como comentó: “Saquemos todo a la luz, veamos todos los temas, no estemos contextualizando todos los puntos ya que ahora no son 1310 niños muertos, ahora son no sé cuantos y tiene que asumir el fiscal, ese no es el punto, es un punto grave que debe investigarse que lleva mas de un año y medio en investigación y no sabemos que diablos pasó con esas muertes”.

En referencia al financiamiento de los nuevos servicios que funcionaran como el nuevo Sename, el plan del gobierno como establecen en el punto cuatro de su proyecto es “aumentar significativamente la subvención que reciben las instituciones colaboradoras del Sename, encargadas del cuidado de los niños y adolescentes, profesionalizando la selección, capacitación y evaluación de su personal, mejorando los estándares de calidad de la atención y fortaleciendo el sistema de control y fiscalización”.

Este punto específico es criticado por Walter Arancibia de la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) al afirmar: “Seguir poniendo plata en los colaboradores sin exigirles nuevos estándares de atención, entendiendo que uno de los principales cuestionamientos son los 1300 niños muertos y mayoritariamente se murieron en manos de entidades colaboradoras.” A esto agregó: “Menores muertos en red colaboradora son mayoritarios, ya que de los 2700 niños, solo 40 murieron en centros del Sename, y de esos 40 hay claridad en torno a su muerte”.

El punto más criticado en el Sename es claramente el mas importante, la muerte de menores que superan los 2000 niños, frente a esto se responsabiliza comúnmente a los trabajadores mismos del servicio público, pero lo que no se conoce es la realidad de los que viven con los niños día a día en los centros donde, como comenta Arancibia: “Cada situación de posible maltrato son investigados internamente por fiscales asignados por el servicio e inician un proceso administrativo donde el funcionario puede defenderse y establecer su inocencia”. Por lo que no son acusaciones al azar.

Continuando con el punto anterior Arancibia explica: ”Lamentablemente hay una serie  de elementos anexos que tienen que ver con la estructura del servicio que terminan responsabilizado al que tiene trato directo, pero de las responsabilidades políticas en los últimos diez años ninguna ha asumido lo que asumimos los trabajadores,(..) representamos el 94 por ciento del presupuesto en un servicio de ayuda de menores donde por cada 400 proyectos hay 30 supervisores”.

“Una deuda de mas de 15 años” es como explicó el Sename el presidente de la ANEF, Carlos Insulza, lo que demuestra la preocupación de todos los ámbitos del quehacer nacional respecto al servicio de cuidado de menores, bajo esta realidad y el énfasis que hizo el presidente Piñera, se espera una total revolución que mejore la calidad de infancia y más importante, de vida de los que son, el futuro de Chile.

 

Leave a Reply