Detener el juego para revisar una jugada dudosa, suspender el partido por incidentes discriminatorios y alargar el tiempo que se pierde en la celebración de los goles, las sustituciones y las lesiones; estas son las nuevas medidas que se vienen para el torneo de Rusia.

 Por Romina Salinas

 

La FIFA, máxima autoridad del fútbol, está acercando cada vez más las tecnologías al campo futbolístico, es así como durante toda la Copa Confederaciones se usará el video arbitraje conocido como “ojo de halcón”.

El VAR (Video Assistant Referee) consiste en un sistema de cámara de televisión observadas por árbitros asistentes que siguen el partido desde diferentes ángulos   y avisan al juez de línea titular cuando detecta una jugada dudosa, para que este pare el partido, revise las imágenes y pueda tomar una decisión correcta.

Desde la ANFP, la Comisión Arbitral celebra esta medida, asegurando que es necesario que los árbitros se vayan adaptando a las nuevas tecnologías y que tengan una evolución . Además este sistema va a facilitar mucho más el trabajo de los árbitros en situaciones complejas y lo más importante es que va permitir que se haga justicia en la cancha, empoderando mucho más a los mediadores. Además esperan que prontamente este sistema se pueda incluir en el campeonato nacional.

 

Por su parte el árbitro de primera división y representante del sindicato del mismo organismo, Francisco Gilabert señaló que “a veces como fanáticos del fútbol uno siempre busca el romanticismo y los árbitros siempre han sido parte del juego, pero el árbitro es un ser humano y siempre está expuesto al error, en este sentido si las tecnologías pueden ayudar me parece muy positivo” destacó el juez de línea.

Otra de las medidas integrada por la FIFA para la Copa Confederación , es que los jueces de línea tendrán la facultad de suspender los partidos por discriminación.

El protocolo entregado por la máxima autoridad del fútbol, indica que si se presenta algún incidente discriminatorio por parte de las hinchadas, los árbitros tendrán la autoridad de detener el partido y pedirle al público que terminen con la conducta discriminatoria -esta es la primera advertencia-. En caso que estos hechos se repitan el árbitro podrá parar nuevamente el partido y dará una segunda advertencia pública a los hinchas. Si nuevamente la advertencia es ignorada el juez de línea tendrá la facultad de suspender el partido.

Todo esto, según relata la FIFA, para terminar con los cantos, gestos y otras demostraciones racistas y xenofóbicas vistas durante la etapa clasificatoria.

 

Además, el director general de Desarrollo Técnico de la FIFA, Marco Van Basten explicó que los partidos durante este certamen podrán ser más largos, porque los árbitros han recibido la orden de controlar mejor el tiempo que se pierde en la celebración de los goles, las sustituciones y las lesiones

Leave a Reply