La izquierda sigue cayendo en cuanto a apoyo ciudadano y el nivel de participación, menor al 50% ha sido el más bajo de la V República.

 

El domingo se llevará a cabo la segunda vuelta de las elecciones legislativas en Francia, que resultarán clave para la gobernabilidad del recién electo Emmanuel Macron, quien sólo obteniendo mayoría en la Asamblea Nacional podrá llevar a cabo las reformas que propuso en su programa. La tendencia en el país galo parece seguir siendo votar por los partidos nuevos en lugar de hacerlo por los tradicionales.

 

El pasado 11 de junio se realizó la primera vuelta de las elecciones legislativas, -con un alto nivel de abstención- para definir quienes ocuparán la cámara baja, que en Francia tiene 577 escaños. En la instancia, el conglomerado del presidente electo, La República en Marcha (LREM) y Movimiento Democrático (REM-MODEM)obtuvo el 32,3 %, siendo el partido más votado, en contraste con los partidos de izquierda que obtuvieron un poco más del 11%. Si se mantiene el resultado de la primera vuelta, el conglomerado de Macron podría alcanzar hasta 400 escaños.

 

Por esto, la estrategia que utilice el SocioLiberal y fundador de (LREM) para captar votos este domingo será clave. En palabras del analista internacional, Samuel Fernández, la máxima autoridad gala debería continuar con lo que ya ha estado haciendo que es proponer todo lo necesario para sus electores, que tiene que ver con la promoción de una vía intermedia.

En esa misma línea, el politólogo y analista internacional Fernando Martin asegura que la coalición (LREM) y (REM-MODEM) debe apuntar a reforzar las ideas que lo llevaron a ganar la presidencia. A lo que agrega que considerando la abstención, es importante que llame a sus simpatizantes a afianzar la victoria.

 

Según el sondeo de la casa Irem para la televisión pública “France 2”, la formación de Macron estaría entre los 390 y los 430 diputados en la Asamblea Nacional, muy por encima de los 289 que marcan la mayoría absoluta. Los Republicanos se quedarían con entre 85 y 125 escaños, el Partido Socialista de 20 a 35, la Francia Insumisa de 11 a 21 y el Frente Nacional de 3 a 10.

 

Esto último respondería, según Samuel Fernández, al hecho de el electorado francés ya no está votando por los partidos de siempre y le está dando un voto de confianza a los partidos nuevos.

Leave a Reply