El fin de semana se publicó un informe realizado por el Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación de la Universidad de Washington, que posiciona a Chile dentro de los países con peores índices.

Por Mario Mercier

Uno de cada tres niños y jóvenes tiene exceso de peso en Chile. Así lo muestra el estudio realizado por el Instituto para la Métrica de Salud y Evaluación de la Universidad de Washington (IHME), basado en 195 países y financiado por la Fundación Gates.

Según el informe, publicado el domingo pasado, existen dos categorías para evaluar cómo viven los niños con respecto a su peso: países con más niños con exceso de peso y países con más niños obesos. En ambas, Chile se ubica dentro de los diez países de peor situación.

En el caso de los países con más niños entre 2 y 19 años con exceso de peso, Chile se ubica en el quinto lugar con un 30,5%. Antes están Grecia (31,3%), Guinea Ecuatorial (32,1%), Qatar (32,4%) y Kuwait (41,2%).

En cuanto a los países que presentan mayores porcentajes de niños entre 2 y 19 años con obesidad, Chile se posiciona en el décimo lugar con 10,2%. El país que lidera esta categoría es nuevamente Kuwait (27,1%). Le siguen Qatar, Estados Unidos, Arabia Saudita, Omán, Zambia, Emiratos Árabes, Canadá y Egipto.

Según la académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad de los Andes, Javiera Evans, la diferencia entre exceso de peso y obesidad radica en que “el exceso de peso incluye a los niños con sobrepeso y con obesidad. Esta última es solo el peor grado porque hay más exceso de peso que en sobrepeso”.

Evans también señala que el mecanismo para medir la obesidad en adultos y niños no es el mismo. “En niños la evaluación del estado nutricional es distinta: entre los 5 y 19 años se utiliza el índice de masa corporal (IMC), pero a diferencia de lo que ocurre con los adultos, si este es mayor a 30 no significa obesidad. Entran en juego otras consideraciones como la estatura o la etapa en la que se encuentra”, afirma la nutricionista.

Para Izkia Siches, presidenta del Colegio de Médicos de Chile, el exceso de peso de los niños en Chile se debe a “una alimentación poco saludable producto de la falta de educación en los hábitos alimenticios, las condiciones de acceso a una alimentación saludable y las barreras que se presentan en el país, como la adherencia a las modas: el consumo de tabaco, de marihuana, alcohol, comida chatarra, entre otros”.

La presidenta de la entidad, a su vez, señala que “faltan políticas educacionales que permitan a los futuros ciudadanos, es decir, a los más pequeños, comprender la importancia de alimentarse en forma saludable y de realizar actividad física”.

Dieta infantil equilibrada

La especialista Javiera Evans, quien posee un magíster en nutrición, señala que para establecer una dieta equilibrada para niños es importante tener en cuenta que no existe un estándar -como sí se da en el caso de los adultos-. “Cada niño tiene su propio requerimiento calórico en base a su edad, peso y actividad física”, sostiene Evans. Sin embargo, menciona que “por lo general se recomienda estructurar los alimentos en cuatro comidas más una colación”:

Desayuno: lácteos descremados, cereales -ojalá reducidos en azúcar-, pan y agregados como la palta, quesillo o jamón de pavo, y una fruta.

Colación a media mañana (entre desayuno y almuerzo): fruta, barra de cereal reducida en azúcar o porción de frutos secos.

Almuerzo: entrada (verduras), plato de fondo (carnes sin grasas + arroz, fideos o masas equilibrados) y postre (fruta).

Once (idealmente que no sea tan contundente como el chileno acostumbra): lácteos descremados, cereales reducidos en azúcar, porción de pan con agregados como palta, quesillo o jamón de pavo.

Cena: evitar acompañamientos tales como arroz, fideos o masas, o bien servir en menor medida que en el almuerzo. Carne baja en grasa acompañada de verduras.

Además, es importante que todos los niños tomen entre 1 y 2 litros de agua al día.

 

Leave a Reply