Figuras como el líder del Frente Renovador Peronista, Sergio Massa, y el Senador del Partido Justicialista, Miguel Ángel Pichetto fueron reclutados para las alianzas políticas de Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri, respectivamente.

Por Florencia Slobodiuk

Frente de Todos, Juntos por el Cambio y Consenso Federal 2030 son las tres principales alianzas que se terminaron de inscribir ayer para las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) que definin qué partidos se presentarán a las elecciones presidenciales del 27 de Octubre y establece la coalición que representará a cada partido con sus candidatos.

Entre las candidaturas que generaron  mayor sorpresa fueron la de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner quien dio un paso al costado y se lanzó como vicepresidenta en la alianza Frente de Todos, mientras que Alberto Fernández, ex Jefe de Gabinete de la Nación durante el mandato de la pareja Kirchner se presentó como candidato a presidente.

El actual presidente Mauricio Macri también lanzó su reelección con la alianza Juntos por el Cambio, sin embargo lo que más llamó la atención entre los cientistas políticos fue la elección de Miguel Ángel Pichetto, militante del partido Justicialista, que es contrario a la posición política de derecha que es Macri, como su segundo al mando.

Mientras que la tercera vía histórica Argentina que siempre había sido el Peronismo se dividió entre los dos grandes candidatos a la presidencia, pero en los partidos que no fueron reclutados se posicionó Consenso Federal 2030con el exministro económico de Néstor Kirchner, Roberto Lavagna y como vicepresidente a Juan Manuel Urtubey, actual gobernador de la provincia de Salta, donde ganó el Frente para la Victoria (coalición de los Kirchners) en la pasada elección presidencial de 2015.

Lo único que tienen en común todas estas alianzas son que involucran al menos a un candidato del Peronismo. Fenómeno que el politólogo, Patricio Rojas explicó al decir que “desde hace muchísimos años en Argentina el candidato que se pone una camiseta Peronista, sabe que gana”.

Quienes no se hacen llamar ni Kirchnerista ni Macristas, sino Peronistas son los votantes claves para ganar las elecciones. Por esto la primera sorpresa vino cuando CFK eligió a Alberto Fernández como candidato a presidente, frente a lo que Macri debió realizar una jugada que estuviese a la altura así que buscó, según el mismo Pichetto, “una ampliación de las bases de sustentación de la política”.

Defendiendo la democracia, el progreso, el trabajo, los derechos humanos y con la idea de castigar la corrupción anunció el actual mandatario el martes su reelección de la mano de la figura justicialista a través de sus redes sociales. Lo describió como “un hombre de Estado, que con el correr de los difíciles años de gobierno supe conocer y respetar por su compromiso con la Patria y las instituciones”.

Fernández de Kirchner no quiso quedarse atrás así que pronto reclutó al ex candidato presidencial peronista del 2015, Sergio Massa, quien hace 6 años había afirmado en el programa del periodista Jorge Rial que nunca mas volvería a su partido, “para mí es una etapa terminada y superada (…) es sentir que no tengo nada que ver ni con Moreno, ni D’Elía y con la Cámpora”.

Para el periodista argentino militante del Kichnerismo, Alejandro Pérez, la unión de parte de Massa se basa en que “se dio cuenta de que había quedado en el medio y ahí no le alcanza para salir electo, considerando que en las elecciones del 2015 superó solo un 20% de votos”. Mientras que para el frente de Fernández de Kirchner se sustenta en un pasado Peronista común en el que se alinean con el fin de derrotar al oficialismo. “Aunque no los imagino muy unidos post elecciones, si pierden seguro que no y si ganan, la verdad es que tampoco”, sentenció.

El partido que nace con Juan Domingo Perón en 1949 y aun está muy vigente en la política nacional argentina no solo porque es el mayoritario con cerca de un millón 400 mil afiliados solo en la capital, según la Cámara Nacional Electoral, sino también porque “el Peronismo hace reformar con su gente siempre y ante crisis económica ven que con ellos encuentran trabajo y las cosas están mejor”, agregó Pérez.

Mientras la incertidumbre es lo único seguro para las elecciones que se disputarán el próximo 27 de octubre, la encuesta realizada por la consultora Elypsis, posiciona al actual presidente sobre Alberto Fernández por 5 puntos, aunque su imagen negativa es de 52% contra 50% el candidato de Frente para Todos.

Leave a Reply