Presidente Sebastian Piñera realiza segundo cambio de gabinete a un año y tres meses de su segundo mandato en donde regresan Ribera, Mañalich y Jobet, además de un enroque para Moreno y Fontaine.

 

Josefa Justiniano

 

Luego de que se dieran a conocer los resultados entregados por Ricardo González, coordinador del Área de Opinión Pública del CEP, donde aumentó en 11 puntos porcentuales la desaprobación al gobierno, llegando a un 50% de desaprobación, y a un 25% de aprobación, Sebastian Piñera dio a conocer el nuevo cambio de gabinete donde fueron seis los cambios ministeriales, de los cuales dos fueron enroques entre actuales secretarios de Estado.

El ajuste ministerial estuvo marcado  por varios enroques y modificaciones a los equipos económicos y políticos que incluyeron la salida de Emilio Santelices de la cartera de Salud, Roberto Ampuero de Relaciones Exteriores,  José Ramón Valente de la cartera de Economía y Susana Jimenez del ministerio de Energía.

Los enroques fueron con Juan Andrés Fontaine, quien dejó Obras Públicas para convertirse en el nuevo jefe de Economía y el ministro Alfredo Morenoquien salió de Desarrollo Social para asumir en Obras Públicas.

Sebastián Sichel, hasta ahora vicepresidente Ejecutivo de Corfo, asumió en Desarrollo Social y Familia y el médico Jaime Mañalich -hasta hoy gerente general de Clínica Las Condes- volvió nuevamente al gabinete, a la cartera de Salud, la misma que ocupó en la primera administración de Piñera.

Negativas fueron las  cifras que arrojó  la encuesta CEP esta mañana, donde uno de los sondeos que más sorprendió fue la baja aprobación que bajó 12 puntos alcanzando un 25% sumado a las rojas notas sobre las distintas gestiones que hecho el gobierno . Frente a esto, el doctor en política, Cristóbal Bellollio, señaló que era necesario un ajuste a estas alturas porque los números de aprobación del gobierno eran negativos, cuando la tendencia es a la baja, dice el doctor en políticas, se recomienda hacer cambios. Se refirió al cambio de gabinete donde dijo “No es que hayan echo mal el trabajo los ministros sino que es bueno cambiar, poner rostros más frescos y mover piezas dentro del gabinete. El presidente luego de 15 meses de haber comenzado ya puede evaluar cómo lo han echo y ver quienes ya tienen que renovarse”

 

El analista político, Gonzalo Muller, también agregó a las negativas cifras y al cambio de gabinete que esto se venía venir, dijo “no es sorpresivo el mercado político ya estaba pidiendo el cambio. No eran evidentes los cambios que se iban a dar, porque no hay ningún ministro que este haciendo daño, sino más bien hay una gran debilidad y luego de 15 meses hay ciertas cosas que no se han cumplido” también concluyó que era necesario este ajuste para volver a recuperar el diálogo entre las partes y avanzar.

 

 

Leave a Reply