The Intercept compartió varias conversaciones por celular entre Sérgio Moro, actual Ministro de Justicia y distintos parlamentarios que demostrarían un supuesto complot para alejar a la izquierda de la ciudadanía.

Por: Catalina Teuber L.

El pasado domingo, el medio brasilero, The Intercept, difundió mensajes que le darían un vuelco a la Operación Lava Jato, proceso judicial que terminó con cientos de políticos de la bancada izquierdista tras las rejas, entre ellos Lula da Silva, ex presidente del país. Tras una divulgación de varios mensajes entre el ex juez Sérgio Moro y los fiscales de la época, se sospecha de malversación de hechos para inculpar a da Silva y así, perjudicar al Partido de los Trabajadores.

Desde el 2018 que Lula da Silva cumple una condena en Curitiba de ocho años y 10 meses por corrupción pasiva. Hoy, los mensajes señalan cómo, desde los inicios del juicio, los fiscales discutían distintas estrategias de impedir entrevistas con el sucesor de da Silva, Fernando Haddad y excluir a la izquierda.

El Partido de izquierda espera cambios en la sentencia y no se quedarán callados al respecto. El 2018 fueron marginados de la carrera presidencial dejando de favorito al actual Presidente, Jair Bolsonaro. Gonzalo Müller, analista político de la Universidad del Desarrollo, opinó que “el PT fue el gran culpable de está corrupción y fueron duramente castigados, por lo que se van a afirmar con todo lo que tienen a estos nuevos datos para cambiar el panorama”.

Mientras que en el mismo Brasil, Cristiano Zanin, abogado de Lula, en un reportaje de La Tercera, hizo énfasis respecto a la falta de veracidad de la evidencia y que lo correcto sería liberar al ex mandatario. De acuerdo a Cristian Garay, analista internacional de la Universidad de Chile, “aunque una cosa no quita la otra; los delitos cometidos por Lula son lo que son, lo máximo que podríamos esperar es una reducción de sentencia”.

 

Leave a Reply