Luego de la fallida reunión entre Estados Unidos y el presidente mexicano Andrés López Obrador para fijar o no el arancel de 5%, el mandatario americano Donald Trump anunció que si no se llega a un acuerdo, el impuesto será fijado de todas maneras desde el próximo lunes.

Enfática fue la amenaza propiciada por el presidente de Estados Unidos, que adviritío: “el impuesto será fijado hasta que se resuelva el problema de la inmigración illegal”. El arancel se impondría ante todas las importaciones provenientes de México.y de un 5% inicial, podría llegar a un 25% si la inmigración ilegal no se soluciona.

Las consecuencias económicas  de esta represalia ya se han hecho ver incluso cuando el impuesto aún no se lleva a cabo. Las primeras bolsas que respondieron fueron las asiáticas, que con un retroceso de 1,7%, las pérdidas llegaron a un 1,2% en el caso del Kospi coreano.

En general, las pérdidas se concentraron en el sector automotor. Nissan Motor cayó en cerca del 5%, Honda un 4% y Toyota, el fabricante más grande de Japón, un 2,85%.En europa gigantes como Volkswagen, Renault, Fiat Chrysler y Daimer (Mercedes Benz) cayeron en 2,39%, 4,55%, 4,76% y 1,83% respectivamente.

La lógica de este desbarajuste mercantil es el origen de los insumos automotrices: “Muchas compañías fabrican en México y venden en el mercado americano”, aseguró el ex embajador de Chile en Estados Unidos, quien recalcó que el impuesto afectará a ambas naciones.

Entonces, ¿cuál es el punto de castigar a su mayor socio comercial?

 

La situación migratoria en centroamérica es caótica hace muchos años, pero el problema comenzó con la elección del presidente Estadounidense Donald Trump: “Tiene que cumplir con sus promesas de campaña, prometió que los mexicanos iban a pagar el muro (en la frontera) y eso hará”, explicó el doctor en Estudios Latinoamericanos, Francisco Tagle. Desde que asumió el republicano, las políticas migratorias se han endurecido: fortificó la línea militar en el borde fronterizo con México, ha reducido el número de permisos de trabajo para extranjeros en Estados Unidos e incluso ordenó la suspención de toda ayuda exterior a El Salvador, Guatelama y Honduras y tildándolos de “criminales”.

Ante esto, el ex embajador de Chile en Estados Unidos reconoció: “Es una medida de presión más que cualquier otra cosa. Por eso está pidiendo sólo un 5% como presión para que México resuelva el tema migratorio”.

 

Ya lo hizo con China y no temió hacerlo con México. Las compras sólo en el sector manofacturero representaban hace un año, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México (INEGI), casi 6.000 millones de pesos chilenos al mes. Situación que se verá alterada por dos razones según el economista Julián Alcayaga.

Primero, las empresas se empezarán a desplazar a países sin restricciones aduaneras o sino, el impuesto se le cargará hacia los clientes, quienes tendrán que pagar un precio más elevado.

Ante esto, el mandatario mexicano, López Obrador aseguró “tener confianza en que se llegaría a un acuerdo para mantener una relación de amistad”

Desde el próximo lunes, habiendo acuerdo o no, los aranceles se impondrán indefinidamente hasta que el problema de la inmigración ilegal se resuelva. Ahora se está llevando a cabo la segunda reunión entre el vicepresidente Mike Pence y el presidente mexicano  Andrés López Obrador, donde acordarán la aplicación del arancel o la toma de cargo por parte de México con respecto al problema migratorio.

Leave a Reply