Cirugías estéticas se han triplicado en los últimos 10 años, pero ¿ Cuales son los riesgos que conlleva y  su fiscalización?.

Ignacia Valdivieso

Las cirugías plásticas son cada vez más comunes en Chile, tan solo en la última década estas intervenciones se han triplicado en el país, cifras que van junto al notorio crecimiento a nivel mundial en el ítem de las cirugías estéticas. Según datos entregados por la ISAPS, International Society of Aesthetic Plastic Surgery, se ha logrado alcanzar un aumento del 9% anual.

Estas cifras se deben a que el público está expuestos a constantes íconos de perfección en las redes sociales, lo que genera una necesidad de ser más exigentes en su autoimagen, y  a esto se suma la facilidad con la que se puede acceder a este tipo de tratamientos, la baja de precios y cantidad de ofertas en los últimos años, centros como Clínica Medystetic  que tratamientos como rellenos faciales, el pro labio o la lobuloplasía cuesta 1 millón 100 mil, en la clínica Estética Facial Dental vale 450 mil y en el centro médico y estético Armonia & Vitalidad cuesta 799 mil pesos, es decir, la diversificación de opciones de este servicio  ha ido creciendo.

El Dr. Claudio Thomas, presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica expresa que toda esta accesibilidad también genera un aumento en riesgos durante y después de tratamientos, “ la clave es no dejarse llevar por ofertas o tarifas bajas, sino que informarse sobre qué tratamiento es necesario para cada persona”, comenta.

Es primordial que a la hora de decidir por una intervención, se tenga presente el triángulo de seguridad, paciente informado, centro clínico acreditado y médico cirujano plástico certificado, y que todo tratamiento que utiliza aparatología se debe realizar bajo la supervisión de un médico o por profesionales universitarios de la salud, y sólo en tratamientos estéticos tipo manual puede ser por cosmetólogos o esteticista, pero deben estar acreditados por la Seremi de Salud.

Ya que el público en general tiene la percepción de que estas intervenciones son simples y de bajo índice de complicaciones y mortalidad, es necesario que el profesional a cargo informe sobre los riesgos, cómo intoxicaciones por AL, hipotermia inadvertida, depresión respiratoria y  sedación excesiva dentro de las más comunes.

El presidente de la SCCP también expresa que “ muchos pacientes, prefieren optar por procedimientos ya probados, antes de seguir dietas mágicas o milagrosas”, el cliente  quiere ver resultados inmediatos, por lo que no es de extrañar este aumento, pero también genera un alza en casos  donde no se recibe el resultado prometido, o terminan con secuelas irreparables. Por esto  se sugiere revisar el sitio web de la Autoridad Sanitaria www.asrm.cl donde aparece publicado el listado de centros de estética  con salas autorizadas.

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply