Según la OCDE, Chile es el segundo país más obeso del mundo, donde niños menores a 6 años son los más afectados, con un 24,41% de prevalencia.

Estudios realizados por la organización australiana, Active Healthy Kids Global Alliance (AHKGA) junto con la Universidad de la Frontera (UFRO), dejó al descubierto el sedentarismo que padece el país. La investigación se realizó en 49 países y Chile se encuentra en el puesto 48, en otras palabras, la nación recibe una nota 3,0 en un rango de 1 a 7 en actividad física infantil.

Bárbara Soto, Seremi de Educación en la Región Metropolitana, comentó que el Ministerio de Salud, junto con el Ministerio del Deporte, están realizando programas enfocados en mejorar las horas de educación física en establecimientos educacionales, ¨estamos trabajando con los profes (…) no están haciendo buenas clases de educación física, entonces nosotros estamos capacitándolos¨, dijo. Agregó que, aumentar las horas de actividad física en los establecimientos educacionales no está previsto.

La Seremi, mencionó que están realizando programas para mejorar la actividad física en las escuelas, como ¨recreo activo¨, que consiste en que los alumnos, durante el recreo, muevan su cuerpo al realizar zumba o bailes, encabezados por un profesor de educación física y un nutricionista. Además, explicó la iniciativa ¨escuela abierta¨, la que consiste en abrir las puertas de los establecimientos educacionales al terminar la jornada, de esta manera, los alumnos podrán realizar actividad física dentro de sus colegios.

Las medidas se tomaron como contraste de alarmantes cifras en relación al sedentarismo. Según resultados del reporte Global de Notas de Actividad Física en Niños y Adolescentes en 2018,  cerca del 80% de los ciudadanos entre 5 a 17 años no ejercita lo necesario, o sea, 1 de cada 5 niños y niñas, entre 9 y 11 años es físicamente activo.

Las regiones con mayor obesidad se encuentran en el sur (lidera Magallanes, seguidos por la Región de Los Ríos). Tras esto, la Región del Biobío, quien no se queda atrás en los índices de obesidad infantil con un 13,23%, comenzó una iniciativa impulsada por el Ministerio de Salud, la que busca que cadenas de comida, voluntariamente, agreguen en el menú infantil alguna alternativa sana, esta iniciativa se complementará con el programa Elige Vivir Sano.

Claudia Venegas, Nutricionista de la universidad Católica de Concepción, dijo que la obesidad infantil es una pandemia a nivel mundial. Según la dietista, ¨se deben realizar actividades de promoción en colegios públicos y privados (…) intervenir en los grupos etarios desde la gestación, bordando temáticas de alimentación saludable y la importancia de la actividad física¨.

Venegas, consideró la iniciativa de su región como ¨un gran avance¨, pero que son medidas que deberían aplicarse a toda la población chilena, además, señaló que se debe ¨crear un entorno favorable para nuestra población, lo que mejorará visiblemente un adecuado estado nutricional y de salud¨.

Con respecto a la Región Metropolitana, las comunas vulnerables de la capital son las más afectadas con sobrepeso infantil. Frente a esta situación, Daniela Moreno, nutricionista del Cescof de Catarmarca (Quinta Normal), mencionó que los niños inscritos en el centro de salud en el cual trabaja son 656, donde el 17,38% presenta obesidad.

Moreno, atribuyó el fenómeno a los malos hábitos de alimentación, número de horas dirigidas a la televisión y al sedentarismo, donde ¨la población infante y juvenil solo destinan sus horas de actividad física a las establecidas por sus colegios¨. Conforme con la especialista, es necesario aplicar políticas públicas asociados a estilos de vida saludables y disminuir la publicidad de comida ¨chatarra¨.

En el último año, la obesidad aumentó en un 1,8%, cifra que las autoridades buscan disminuir mediante programas e iniciativas que motiven a los niños a realizar actividad física, enfocándose en una alimentación sana y educando a niños, padres y docentes.

Leave a Reply