Luego del desastre ocurrido en París, diversas naciones expresaron su apoyo al gobierno francés y se comprometieron a entregar ayuda para la reconstrucción de la catedral. A su vez, se espera que la población gala intensifique su fraternidad.

 

 

Fuente: es.rodexo.com   

 Por: Álvaro De la Cuadra

Jornada negra para el país europeo la tarde de ayer, ya que a eso de las 18:30 por razones que aún se desconocen, la catedral de Notre Dame sufrió un incendio que causó importantes daños estructurales, especialmente la aguja y el techo del edificio los cuales fueron completamente consumidos por el fuego.

Esta catástrofe que impactó al mundo entero, generó consecuencias de distinto tipo. Por una parte, las pérdidas de la edificación y el cómo Francia afrontará su correspondiente reconstrucción; y por otro lado la reacción de la población gala ante esta desgracia.

El presidente francés, Emmanuel Macron manifestó su preocupación afirmando que la catedral se reconstruirá y la cultura se mantendrá. Según el cientista político Máx Quitral, lo que debe hacer el gobierno es “desarrollar una agenda de recuperación del edificio que le de cierta tranquilidad y confianza a los ciudadanos franceses de que se conservará el patrimonio”, explicando que la propia sociedad francesa no le va a permitir a las autoridades que no se haga nada al respecto. A su vez valoró que los multimillonarios franceses y otras naciones europeas hayan demostrado mucha preocupación entregando ayudas económicas. “Me parecería muy irresponsable que los empresarios franceses que poseen una buena cantidad de dinero no tomen una posición empática para ayudar en la reestructuración”, cerró el historiador.

Esta situación también generará repercusiones en la sociedad francesa. Tal como afirma el analista político Samuel Fernández, este hecho puede “unificar al pueblo galo”, ya que “en tiempos difíciles, el sentimiento de unión no tiene partido político” y a su vez “aliviará las tenciones entre la ultra derecha liderada por Marie Le Pen y sus opositores, así también como las constantes protestas de grupos manifestantes como los Chaquetas Amarillas”.

Dicho esto se espera que los parisinos y todo el país europeo se recuperen de una de las más grandes tragedias que han vivido en este último tiempo. Se calcula que la obra gótica se reconstruya en 20 o 30 años más por lo cual es imperativo el inmediato actuar de las autoridades y la colaboración foránea.

 

 

Leave a Reply