El líder que controla las fuerzas del país, Jalifa Haftar, ordenó el jueves pasado mediante un audio en Facebook avanzar hacia Trípoli, sede de gobierno de unión nacional (GNA), que está bajo el control de la ONU.

_____________________________________________

“Llegó la hora”, fue parte del mensaje de audio que envió el caudillo: un llamado a la movilización militar que podría significar la erradicación de occidente en la Trípoli, dejando el mando del país completo en manos del militar.

Luego del derrocamiento y asesinato del dictador Muamar Gadafi en 2011, se dio pie al inicio de guerras civiles y a la pugna por el poder. Hoy, hay dos gobiernos dentro de un mismo país: en Trípoli, fuerzas extranjeras de la ONU rigen la región y  Torbuk se encuentra la sede de gobierno del militar Jalifa Haftar, que dirige el resto del país.

“El occidente trajo los problemas a Libia (…) asesinaron al presidente que estaba ahí y a partir de eso se generó el caos”, puntualizó Kamal Cumsille, investigador del Centro de Estudios Árabes, quien asegura que la intervención es por interés: “Inglaterra y Francia se involucraron luego de la segunda guerra mundial por fines económicos”, recalcó.

El territorio que actualmente se encuentra sin ley, siempre ha tenido una posición privilegiada. Geográficamente, está al frente de Italia y tiene grandes pozos petroleros, lo que lo hace objeto de gran interés por parte de las potencias mundiales.

Macron, el presidente francés, invitó al mandatario libio a París y le concedió la legitimidad política, fue apoyado por Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, lo que le proporcionó un soporte internacional considerable.

 

¿Qué pasa si el gobierno militar de Jalifa Haftar vence a las fuerzas de Trípoli?

“Se están generando nuevamente las condiciones que siempre han reinado en Libia; un rey absolutista y un tirano de Primer Ministro”, aseveró el Diplomático y Analista Internacional Samuel Fernández, quién está seguro que las cosas no van a cambiar: “Va a cambiar el gobierno que ha estado con una debilidad fatal y va a volver a reinar un régimen gobernado por un militar, que va a actuar como un Gadafi número dos”.

El ciclo se repite: “Es la dinámica del mundo árabe, si pensamos que puede aplicarse democracia, igualdades y derechos, no hay ejemplos para ello, la historia árabe siempre es la misma” aseveró el analista.

Luego del anuncio, poderosos grupos armados de las cercanías de Trípoli, leales a esta, se declararon dispuestos a frenar el avance de Haftar. Los soldados, pidieron al jefe del GNA, Fayez Sarraj, que de órdenes inmediatas a los comandantes para enfrentarse a las fuerzas del mandatario libio.

El desafío de fondo queda en si es que Haftar va a conseguir el control efectivo de la Trípoli o no. “Vamos a ver qué hace el  que triunfe con el adversario, si pasa la aplanadora por encima, si hay ejecuciones o persecuciones la cosa se pone muy complicada” advirtió el Diplomático.

Los combates entre las dos fuerzas oficialmente aún no empiezan, pero ya hay sobre 170.000 desplazados, 32 muertos y más de 50 heridos. A esto, se le suma el ataque al único aeropuerto de Trípoli el pasado lunes, que sólo concluyó con daños materiales, pero le da la bienvenida a una sangrienta guerra civil por el monopolio del poder.

 

Leave a Reply