Michelle Bachelet denunció al régimen de Maduro por violación a los derechos humanos a raíz de los distintos casos tanto de tortura, asesinatos y excesivo uso de la fuerza, como de desabastecimiento de medicinas y alimentos. 

Por: Dominga Foster

El miércoles pasado Michelle Bachelet, alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, reafirmó la crisis de Venezuela y emitió un informe donde responsabiliza al Gobierno de Nicolás Maduro de cometer diversas violaciones a los derechos humanos y abusos por parte de sus grupos de seguridad.

Ante esto, el presidente venezolano invitó a Bachelet a visitar y ver con sus propios ojos lo que ocurre actualmente en sus tierras, al mismo tiempo que Jorge Valero, embajador de Venezuela ante la ONU en Ginebra, rechazó el informe y aseguró que el documento está influenciado por una “falsa campaña internacional”, donde se refiere a que los actos violentos ocurridos en el país, son producto de la oposición financiada desde el exterior.

Al parecer, el Gobierno de Maduro creía que la ONU intervendría con menos dureza, como explicó Pablo Duarte, candidato presidencial del Partido Unionista de Guatemala, “yo creo que esperaba algo más favorable, aunque la verdad es que la ONU nunca ha sido realmente crítica con el gobierno. Esta (el informe) ya es una presión que le viene de todos los países importantes, los que valen más”.  Además, por la reacción del presidente venezolano frente al documento, Jorge Fuentes, secretario general de la UDI, afirmó que “ellos nunca van a reconocer ningún informe, ni nacional, ni internacional, ni nada, porque ellos están convencidos de que están haciendo las cosas bien”. También, mencionó que de Maduro se puede esperar cualquier cosa, por lo que puede ocurrir que no les importe el resultado del informe, pero por lo menos sí le importa a la comunidad internacional y a los venezolanos que quieren democracia en su país.

Leave a Reply