La empresa más grande de telecomunicaciones, Huawei, es acusada de lavado de dinero y robo de secretos comerciales lo que desató nuevamente la disputa entre las dos grandes potencias en el ámbito tecnológico: EEUU y China. Eruditos en temas internacionales analizaron la situación de la empresa de Ren Zhengfei y acordaron en que el trasfondo del caso Huawei es la confrontación geopolítica y comercial que estalla entre China y Estados Unidos.

Josefa Justiniano

 

Esto es una disputa por el poder mundial, EEUU es una potencia que va declinando en el largo plazo y China va ascendiendo llegando a ser la primera economía en poco tiempo más. El analista Internacional de la Universidad Central, Cristián Fuentes, recordó que hay que tomar en cuenta el sistema económico mundial capitalista, donde el tema de la tecnología es muy importante y fundamental. Añadió que, es aquí donde hay una pelea tecnológica entre las dos potencias y esto hace que todo el esquema se redefina en un proceso que se demora, y que está hoy en día cambiando. El escándalo de Huawei es parte de este proceso, donde la compañía es una amenaza para la República Federal.

La periodista Internacional actualmente en tv Mega, Marianne Schmidt, se refirió al foco inicial de Huawei, dijo que la raíz de la guerra comercial viene hace un año, “Lo que veo en esto, es que todo se puede tratar de una maniobra de Trump que promueve el proteccionismo comercial” En definitiva, manifestó que  las empresas americanas quieren seguir fortaleciéndose, y para eso quiere que fabricantes tan exitosos como China no ingresen a su territorio.

 

El contexto de la guerra comercial es político y hegemónico, hoy en día las restricciones y acusaciones son para obligar a China a negociar condiciones. Los norteamericanos quieren estabilizar su economía, y para eso tienen que presionar a la gran China agregó la periodista Marianne. Pero la República Popular China respondió, tiene una posición frente a EEUU como se logra ver en el caso de Huawei donde Ren Zhengfei dijo en una entrevista a BBC que “De ninguna manera Estados Unidos podrá aplastarnos”. El licenciado en Historia en la Universidad de Chile y con mención en Relaciones Internacionales Cristián Garay, señaló sobre la respuesta del fundador y dueño de Huawei que “Lo que pasa es que hay cosas que EEUU podía hacer hace diez años y no tenían consecuencia. Hoy en día China es capaz de devolverle la mano. Actualmente hay dos grandes superpotencias: China y EEUU. Ya no existe la hegemonía única”

 

Guillermo Holzmann, el analista político de la Universidad de Chile concluyó que esta guerra no es sólo comercial, sino que también hay una guerra por alcanzar el poder. Añade que la desconfianza es parte del sistema mundial, y en particular de las potencias, y por último añade que si no hay confianza en este mundo globalizado van a seguir ocurriendo casos como el de Huawei.

 

Cristian Fuentes manifestó que la crisis entre las dos potencias  se convirtió en una amenaza para EEUU, añadió que “Estamos ante una potencia que emerge como es China, que en algún momento va a ser la primera potencia y economía del mundo, y por el otro lado EEUU que es una potencia en declinación. Es por eso lógico que se produzcan estos enfrentamientos como el de Huawei”  La tensión estructural  se produce cuando una nueva potencia reta a otra ya establecida, esto hace que se cree condiciones para que se estalle una posible guerra. Es esto mismo lo que está sucediendo con EEUU y China, la que en nuestros tiempos el temor es que China se está convirtiendo en la amenaza de EEUU.

Leave a Reply