El Consejo apreció un crecimiento del PIB entre 3,25 y 4%, y mantuvo la Tasa Política Monetaria en 2,5%.

 

El Informe de Política Monetaria (IPoM) de junio, que realiza el Banco Central en el mes de marzo, mantuvo sus proyecciones de Tasa de Política Monetaria (TPM) y que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) se ubicará en un rango de 3,25 y 4% (3 a 4% en marzo) dado los datos positivos entregados en el diagnóstico.

 

En el documento de IPoM, se refiere a que “los datos conocidos del primer cuatrimestre del 2018 muestran una actividad que creció algo por sobre lo previsto.” Esto se debió a factores determinados en sectores como la pesca y electricidad, gas y agua. También emanó de la inversión en maquinaria y equipos, el comercio mayorista, la contratación de servicios ligados a la inversión y algunos ítems del consumo durable.

 

El presidente del Banco Central, Mario Marcel se refirió al informe explicando que “es claro que las cifras de crecimiento que estamos proyectando este año involucran una mejora significativa respecto de lo que observamos el año pasado”. Manifestó que la economía se está ubicando en una velocidad de crecimiento que le permite sostener tasas de crecimiento no solo para este año sino que para los dos siguientes “relativamente sólidas”.

 

La Inflación argumentó Marcel ha sido bajo el 3%, lo que es un ambiente favorable para la economía chilena y “marca un cambio en el ciclo económico, afianza el crecimiento y desaparecen los riesgos a una inflación excesivamente baja”.

 

Felipe Larraín, ministro de Hacienda, expresó que los datos entregados son una buena noticia y que “hay un pequeño aumento en las exportaciones y el consumo que nos da una economía que se está poniendo de pie, la recuperación del crecimiento se está consolidando en Chile”. Sobre si el gobierno hará cambios tras el documento expresó que “no vamos a alterar todavía nuestra proyección de crecimiento del 3,5% porque nosotros básicamente cambiamos nuestras proyecciones con poca frecuencia en el año a diferencia del IPoM que lo hace cada cuatro meses”.

 

Larraín aclaró que el desafío como gobierno está en asegurarse de que el crecimiento continúe, ya que “el crecimiento no está garantizado, tenemos que seguir trabajando duro para consolidar el desarrollo”.

 

Para el 2019 y 2020, se seguirá esperando que el próximo año la economía crezca entre 3,25 y 4,25% y que el subsiguiente lo haga entre 3 y 4%.

 

El gerente de Comunicaciones Corporativas de Banco Santander, Roberto Sapag, precisó que “las proyecciones para 2019-2020 no se modifican así que de alguna forma mantiene un poquito de cautela en como va a ser la recuperación de largo plazo en la economía.”

 

Felipe Jaque, economista jefe en Grupo Security, comentó que para las futuras inversiones “creemos que debiera haber una recuperación de las colocaciones y los prestamos en las distintas áreas, en particular en prestamos comerciales, seguidos de prestamos de consumo y eso de la mano con la reactivación de la economía.”

 

Marcel explicó que para los chilenos significa menos incertidumbre para tomar decisiones de trabajo, inversión, de consumo, pero siempre en un cuadro en el cuál “la economía todavía tiene holguras, el mercado no ha reaccionado significativamente a este mayor dinamismo económico.” Aclaró que en los próximos meses el mercado del trabajo que “siempre reacciona con un cierto rezago, debiera ir mostrando cifras importantes”.

 

Larraín finalmente argumentó que el impacto para las familias influye en que “cuando se recupera la inversión, vamos a tener más empleo y eso mejora las condiciones, hay mejores expectativas”, y que esto configuraría un escenario más favorable para los chilenos.

 

 

 

 

Leave a Reply