Un estudio realizado por GFK Adimark, reveló que un 60% de los chilenos utiliza internet todos o casi todos los días.

Teléfonos, internet y redes sociales son en la actualidad esenciales para el desarrollo de la comunicación. Ha sido tal su influencia que según datos a nivel global, las personas pasan en promedio al día, ocho horas conectadas a la red.

¿Ha modificado este nuevo escenario las relaciones que se establecen con los demás? La empresa investigadora de mercado y opinión pública, GFK Adimark, realizó el estudio Chile 3D, que busca entre otras cosas comprender el estilo de vida de los chilenos; el que da cuenta de cómo internet y las redes sociales son cada vez más relevantes en la vida de las personas.

“Justamente lo que cambia en estos 10 años es la mayor importancia que adquieren valores que apelan al colectivo, como la honestidad, la solidaridad, la justicia, versus lo que ocurría el 2008, donde los más importantes eran los que hacían referencia al núcleo más íntimo (el amor, la amistad, la familia)”, explica Catalina Correira, directora de Marketing GFK Adimark.

Correira destaca además que “ es posible pensar que las redes sociales influyeron en esto, porque nos amplían nuestros círculos de pertenencia, poniéndonos en contacto y generando vínculos con personas que ni siquiera conocemos”.

Para Andrés Silva, académico de Marketing y Tecnología de la Universidad Andrés Bello, existen dos modificaciones fundamentales. “Lo primero que ha cambiado es lo que yo llamo la cultura de la inmediatez; ahora las personas en las relaciones quieren que se les responda de manera inmediata y no tienen paciencia para esperar”, comenta.

La segunda responde a la importancia que tiene para las personas las recomendaciones, “hoy están más informadas porque como se comunican más entre ellas, pueden investigar de opiniones de otras personas respecto a lo que van a comprar. Hoy tenemos un ciudadano digital con mucho más conocimiento y por lo tanto mucho más empoderado”, explica Silva.

Aunque en el estudio sigue liderando la televisión como el medio que más entretiene, el más creíble e innovador; internet logra ganar en el ítem de identificación. Según Correria, esto responde a la forma de consumo que posibilita internet, la que se ajusta a quien lo utilice.

“Es el usuario quien decide qué consumir y de qué manera hacerlo. Esta personalización se expresa de mucho mejor forma en el Smartphone que, además, CHILE3D nos muestra que no sólo es el dispositivo a través del cual los chilenos se conectan a internet con más frecuencia si no que, además, es el que prefieren para hacerlo”, afirma.

Un avance en este punto es el que han tratado de hacer los medios como la televisión para adaptarse a esta nueva realidad, que presenta algunas desventajas. “Creo que la gente que está creando contenido digital no tiene porque hacerse cargo del uso que cada uno le da”, comenta Shenoa Clermont, productora periodística de Mega. Además destaca que es importante establecer un límite, porque lo digital y sobretodo el uso del celular tienen fuertes efectos en la capacidad de atención.

La dependencia a las tecnologías es un punto que también preocupa al mundo de la salud. “Hay dos tipos de comunicación la verbal y no verbal; esta última es mucho más relevante para el desarrollo humano y representa un 93% de la comunicación que nosotros leemos”, dice Nicolás Cerda, psicólogo.

Cerda explica en lo digital cambia todo el sistema comunicativo, lo que en parte va en contra de la comunicación no verbal, “cada vez la calidad de la comunicación se ha ido deteriorando lo que a la vez empobrece la relación humana”.

¿Se debería regular el uso de lo digital? Para Silva es necesario considerar cada caso particularmente. “Cuando son procesos naturales y las personas se conectan, lo que no se debe relacionar con la pérdida de tiempo; la gente se conecta porque ahora necesita hablar con más de uno a la vez. Entonces el tema de restringir no lo comparto mucho; pero si eso afecta la productividad dentro de las empresas eso obviamente deberían regularse”.

Para Cerda, es importante la regulación desde la temprana edad, porque los efectos tienen impacto en etapas posteriores. “Te vuelves más “autista” porque desarrollas más el mundo interno y se empobrece el social. Las personas cada vez son más ególatras y eso se vuelve una tendencia”.

 

Leave a Reply