La iniciativa promovida por la oposición plantea dos opciones; la eutanasia pasiva y la activa.

Josefa Justiniano

El senador Guido Girardi y el diputado Tucapel Jiménez, anunciaron que presentarán un proyecto para establecer el derecho de las personas a decidir tener una muerte digna. Esto se da en el marco de la niña de 14 años que le pide al gobierno de Sebastián Piñera poder descansar en paz mediante la eutanasia, luego de padecer una enfermedad que le causa intensos dolores. Distintos expertos sobre el tema opinan y dan su evaluación con respecto al delicado fondo.

Este 17 de Junio se realizará la caravana por Paula “Tu voz, mi fuerza” en donde se pide que la voz de la niña  sea escuchado, y las lágrimas de la madre también. La talquina Paula Díaz Ahumada, vive hace cuatro años con dolores que no le permiten dormir, la luz le quema, su cuerpo es una masa retorcida y rígida que sólo pide “querer descansar” mediante la eutanasia.

El caso de la enferma, no es el primero. En el año 2015, Valentina Maureira de tan sólo 14 años y con un peso de 35 kilos le pidió a la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet permitirle morir, pero en la ocasión la petición escapaba a las facultades presidencias, en la que la presidente sólo terminó presentando un plan de apoyo para la menor y la familia.

Hoy es el caso de la niña de Talca que ha vuelto a poner el tema de la eutanasia como foco nacional. Son diversas las opiniones sobre el tema, donde opositores y partidarios estiman como conveniente para la dignidad de las personas, y por otro lado, algunos lo ven como un acto que va en contra de los principios de las personas.

La iniciativa de “muerte digna” proyecto ingresado el 2014 por el diputado del Frente Amplio Vlado Mirosevic, el cual lo calificó como un programa en favor de la dignidad a el diario “Uandes al día” “Para mí es un proyecto en favor de la dignidad humana y de respetar la voluntad de un paciente que no quiere más sufrimiento y, por el contrario, busca una muerte digna” señaló el parlamentario.

El senador Guido Girardi y el diputado Tucapel Jiménez, ambos del PPD, anunciaron que presentarán un proyecto para establecer el derecho de las personas a decidir tener una muerte digna. De profesión médico, Girardi comentó a “Uandes al día” que “una persona enfrentada a una situación dramática y catastrófica, donde el dolor está muy sobre su calidad de vida, tiene derecho a decidir sobre su futuro y propia vida”.

La ex ministra de Salud, Helia Molina, por su parte, sostuvo que el proyecto permite al ser humano tomar decisiones en momentos críticos de su vida. Concluyó que la sociedad ni la religión no pueden imponer su decisión ante un enfermo terminal, en donde el deber de la sociedad chilena debería ser ofrecerle los mejores cuidados paliativos, pero si ellos no son suficientes, la persona tiene derecho a optar por terminar con su vida. La nueva ley establece dos situaciones, eutanasia pasiva que consiste en la interrupción del tratamiento médico y dejar que el proceso llegue a su término. Y un segundo criterio, que es la eutanasia activa, donde la persona puede -asesorada por personal médico- auto administrarse un medicamento que le puede causar la muerte.

El Consejero General de Evópoli, Francisco Ventura no está de acuerdo con las afirmaciones anteriores. Él cree que la eutanasia ayuda a la dignidad de las personas, pero señaló que la clave está en la legislación del tema. Opinó a “Uandes al día” que “es un tema que se viene, estoy muy a favor. Hay que regularlo y permitir la eutanasia pero con ciertos requisitos”. Los puntos que señala son; en primer lugar, que la enfermedad sea declarada terminal por mas de un médico, como segundo punto que en caso de menores de edad haya consentimiento de padres, y por último se excluirían enfermedades mentales.

Por otro lado, Jaime Bellollio diputado del partido UDI señaló a “Uandes al día” sentirse partidario de la eutanasia pero pasiva, es decir, una persona pueda rechazar un tratamiento y que hayan cuidados paliativos, donde aminoren el dolor insufrible. El diputado calificó la situación como “nadie pueda vivir esa indignidad” Añadió sobre la eutanasia activa no es partidario “es distinto que activamente se le inyecte una sustancia para que fallezca. Si soy favorable de exigirle al gobierno de darles cuidados paliativos, soy también partidario que una persona pueda rechazar un tratamiento, pero no a la eutanasia” añadió.

En la misma línea el capellán General de la Universidad de Los Andes, el padre Sebastián Urruticoechea dijo al diario “Uandes al día” en conjunto con la misión de la Iglesia, que la vida es sagrada desde la concepción hasta la muerte natural. Calificó la eutanasia como ponerle término a la vida y esto va en contra de la ley de Dios que es el principio de la vida sagrada. Señaló a “Uandes al día” que “es sagrada porque Dios crea el alma y cuerpo, después Dios ve cuando viene al encuentro de esta persona” Agregó Urruticoechea que cuando el hombre interviene en la irrupción de la vida, actúa en un tema que no tiene derecho.

Es un tema que tiene trascendencia mundial, y que está abriendo paso en el territorio Chileno. Tan sólo en cinco países permiten esta práctica, de los cuales los últimos países en incorporarse a esta corta lista fue Canadá y Colombia. Holanda fue el primer país del mundo en legalizarla en el años 20001, y en pocos meses lo hizo Bélgica y Luxemburgo.

Leave a Reply