Muchos vecinos del sector llegaron hasta la iglesia institucional San Francisco de Borja, para mostrar su apoyo a la familia de la víctima. Durante las declaraciones de las autoridades se escuchaban gritos de la multitud que pedían “mano dura” para el asesino.

El día miércoles 6 de junio, el Cabo primero Óscar Galindo (29), falleció producto de un impacto de bala mientras intentaba detener un ajuste de cuentas entre dos bandas rivales en La Pintana. La misa funeraria se realizó la tarde de hoy. Esta contó con la presencia del Presidente Sebastián Piñera, el General Director de Carabineros, el Director de la PDI, el General Director de suboficiales de Carabineros, el Subsecretario del interior, la Asociación de familiares de mártires de Carabineros, la Alcaldesa de Providencia y de La Pintana, compañeros de comisaría y su familia.

El féretro fue trasladado, junto a la viuda Pricilla Lavanderos y su madre, a eso de las dos y media de la tarde desde el Servicio Médico Legal hacia la iglesia para realizar el responso, para luego pasar por la 41° Comisaria de la Pintana, donde sus compañeros le rendirían honores, para finalmente tomar rumbo hacia la ciudad de Cañete, lugar de donde era oriundo el fallecido, para ser enterrado en una ceremonia privada.

Luego de la solemne misa, el féretro, que iba cubierto por una bandera nacional, fue cargado por el Presidente Sebastián Piñera y el General Director de Carabineros Hermes Soto, junto a familiares y compañeros del fallecido, mientras un grupo de Carabineros le rendía honores a la salida de la iglesia. Un grupo de uniformados y civiles consolaban a la afectada viuda, la cual logró despedirse de su esposo minutos antes de su muerte.

Una vez que el féretro fue retirado del lugar, el Presidente Piñera anunció que “Vamos a perseguir sin descanso y sin tregua a estas bandas de delincuentes narcotraficantes armados que matan a nuestros carabineros y aterrorizan a nuestra población”, mientras algunos asistentes le aplaudían y apoyaban con frases como “no más tolerancia a los delincuentes” y “aplique la mano dura, Presidente”.

El General Director Hermes Soto también se manifestó comentando que “Son personas que han cometido delitos reiteradamente y han aplicado en sus sectores, en sus barrios la violencia como forma de vida. Esperamos que el resultado de lo que con ellos ocurra sea un ejemplo para el resto de los delincuentes del país”.

La vocera de la Asociación de familiares de mártires de Carabineros, Verónica Mella dijo que “Lo que necesitamos es que aunque el gobierno sea de derecha o izquierda, se pongan la mano con los carabineros”, esto porque por primera vez el ejecutivo los cita para conversar acerca de lo que pasa con las familias de los uniformados fallecidos, debido a que se manifestaron afuera del SML con pancartas de “NO MÁS”.

Mario Desbordes, diputado y ex uniformado, afirmó que “El problema está en que a pesar de todos los antecedentes de narcotráfico y porte de armas que tiene el asesino, por ser menor de edad va a tener un máximo de 10 años de presidio efectivo”, demostrando su enojo y cercanía a la causa. Acompañó a la familia en todo momento.

 

Leave a Reply