La alcaldesa Evelyn Matthei dio a conocer las medidas de esta ordenanza

“La comuna de Providencia no usará más botellas plásticas desechables en el comercio”, así lo estableció la alcaldesa de la comuna, Evelyn Matthei, señalando que esta ordenanza municipal se sumará a la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en todo el territorio nacional. La regulación del uso de este tipo de botellas es el primero en el país.

Esta medida no afectará completamente a la comuna, puesto que por una ordenanza no puede prohibir por completo su utilización, pero pueden restringir la cantidad de plástico que circula por la comuna. La alcaldesa se mostro preocupada por los datos de contaminación ambiental que afecta al medioambiente “son 25 mil toneladas de plástico las que en Chile echamos al océano todos los años. Eso es un asco, estamos matando nuestros océanos. No se puede seguir”, afirmó la alcaldesa.

Agregó que “la ministra Cubillos, así como tuvo el coraje de terminar con las bolsas plásticas, también terminara con estas botellas plásticas desechables, porque no podemos seguir mandándolas al mar por la comodidad de alguien que no está dispuesto a llevar una botella para cambiarla en el supermercado”, afirmó la alcaldesa.

Esta iniciativa tuvo la rápida repercusión en quienes usan este tipo de producto a diario en la comuna. Para Jonathan Parra, manager de Barba Azul, una de las cadenas más grande de bares en Providencia, afirmó que “como empresa, no nos afecta directamente, porque nosotros no vendemos bebidas o refrescos con botellas plásticas, pero como empresa presente en la comuna apoyamos la iniciativa, ya que es para generar un bien común, siempre y cuando los clientes lo entiendan de esta forma, que es algo que nos convoca a todos como personas”, sentenció.

A los dueño de botillería les afectaría por lo siguiente: “La gente no está acostumbrada a comprar en envases retornables, ya que hace mucho tiempo que compran envases desechables porque es más cómodo, por ejemplo las conocidas “promos”, ya no poder vender esa oferta y ahora tendremos que vender solamente el pisco, a nosotros como pequeñas empresas nos afecta porque vamos a perder ganancia en las bebidas” explica Diego Verdugo, dueño de las botillerías Líquidos.

“Yo la coca cola de 200 pesos, (las de vidrio) no las puedo trabajar, porque no tengo donde guardarla. Si uno llega y compra esa botella, te la tienes que tomar aquí, y yo no tengo donde guarda las desocupadas. No es que a nosotros nos afecte, nosotros desaparecemos, ya que no podríamos vender bebidas y la ganancia disminuirá mucho”, explica Carlos Muñoz, dueño de un kiosko ubicado en la esquina de Cristóbal Colon con Tobalaba.

Se viene la eliminación total del plástico

Para Manuel José Monckeberg, concejal de la comuna, estás iniciativas traerán un ahorro económicamente hablando. “El problema no es el reciclaje, es lo de menos, el problema es que al comprimir o tratar de suprimir la botella ocupa un espacio vital de reciclado inútil, muy superior a lo que usa un papel o una bolsa”, explicó.

“Los problemas ya se están causando y vienen aún más. El principal problema que veo yo es el caso de las botillerías y negocios de ese estilo, ya que necesariamente tendrán que pasar a vender los productos que hoy están contenidos en plásticos a un formato de vidrio o de algún material de fácil reducción. Ahora bien, estos problemas, si bien son inevitables, los comerciantes y vecinos tienen que entender que es por un bien mayor como lo es el cuidado del medio ambiente”, afirmó uno de los representantes de la comuna.

“En lo personal creo que en el futuro viene una eliminación total del plástico en la comuna, sobre todo en lo que son las bolsas. Esto viene dado, además, con que se quiere eliminar las bolsas plásticas a nivel nacional en un plazo de un año. Los ejemplos de las comunas de Punta Arenas y Las Condes respecto a la eliminación de las bolsas plásticas han sido pioneras para tomar este tipo de decisiones”, explico.

Actualmente, el problema del plástico es una de las más grandes amenazas para los mares, ya que a nivel mundial se producen 8.300 millones de toneladas anuales y sólo en 2016, se vendieron alrededor de 480 mil millones de botellas de plástico en todo el mundo: casi un millón de envases por minuto.

Leave a Reply