Camila Kluever, nutricionista de la Clínica Alemana, aseguró que una alimentación alternativa puede satisfacer las necesidades de las personas y a la vez ser saludable.

“Las legumbres, tortillas y sopas de verduras, son opciones para comer en invierno”, afirmó Camila Kluever, nutricionista de la Clínica Alemana. Además explicó que independiente si la comida es fría o caliente, debe tener un alto porcentaje de verduras para que no se catalogue como alimento chatarra. Es por esto que la nutricionista enfatizó en que existe una alimentación alternativa, que puede satisfacer la necesidad de las personas y a la vez ser saludable. En este sentido, aseguró que un alimento sano y rico para el invierno son las legumbres, ya que tienen alto porcentaje de proteínas y minerales. Aunque señaló que estas “han bajado el consumo en Chile”.

“Más que comer en invierno, las personas comemos más alimentos con densidad calórica, líquidos calientes altos en grasas y carbohidratos”, comentó. En este sentido, explicó que las personas asumen que deben comer más en invierno para aumentar la temperatura del cuerpo. No obstante, señaló que esto no es del todo verdadero. “En invierno aumenta mucho el consumo de sopaipillas y eso no ayuda a controlar el frío”, añadió. En este marco, según datos de la académica de Nutrición y Dietética de la U. San Sebastián – publicados en Biobío Chile – Daniela Marabolí, el consumir alimentos calóricos no genera una respuesta inmediata para controlar el frío.

Según Kluever, en este periodo es en donde más se deben consumir alimentos ricos en vitaminas, fibras y minerales, para poder combatir las enfermedades de invierno, como los resfriados

Alexis Arias, chef del restaurant “Vicho’s” ubicado en la comuna de San Joaquín, comentó que en invierno el plato que más se solicita es el de legumbres. “Las legumbres, cazuelas y todos los platos calientes, son los que más se venden”, añadió. Junto con ello, explicó que se preocupan por entregar comida baja en sodio y grasa. “La cazuela por ejemplo tiene harta grasa por el pollo, la carne y el aceite, pero nosotros nos preocupamos de colocar menos aliños. Además entregamos un plato extra con ensaladas”, comentó.

Sin embargo, Arias recalcó que “igual hay que entender que en invierno la gente no consume solo ensaladas, porque hace mucho frío. Lo importante es como se prepara el alimento”. Asimismo, dijo que es importante aprovechar el frío de los próximos meses para consumir legumbres, ya que hoy en día la gente no lo hace y eso perjudica la salud.

Mauricio Vignes, chef de “Varanasi Restaurant”, ubicado en la comuna de Vitacura, aseguró que al escuchar invierno se le viene a la cabeza cocciones largas, como estofados, legumbres y cremas. “Las legumbres siempre van a ser una buena opción, ya que tienen un alto aporte de proteínas, como los cereales”, comentó.

Vignes señaló otro tipo de menú para quienes les gusta la cocina. “Para quienes se dan el tiempo de cocinar, un risotto de trigo de mote con ricota y cebollitas perlas, es una muy buena opción”, añadió. También cremas como la de zanahorias con jengibre o un quinoto con queso de cabra, acompañado de vegetales como el broccoli fueron las opciones del chef.

Mauricio comentó que las verduras no deben dejarse de lado. Nombró el broccoli como “una verdura de invierno muy rica”. Por otro lado, aseguró que lo típico en Chile es comer cazuela. “Para hacer una cazuela con menos grasa, se puede filetear la pechuga de pollo. Le sacas el hueso, lo lavas bien y cocinas la cazuela con eso, sin ocupar la pechuga. Así le sacas sabor y queda más saludable”.

Otro factor, no menos importante, es el que mencionó Camila Kluever, y es que en invierno las personas hacen menos deporte. “En invierno disminuye mucho la actividad física, porque el frío desmotiva”, comentó.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada cinco adultos y cuatro de cada cinco adolescentes no realizan suficiente actividad física. Como solución la OMS presentó un plan de acción mundial. De esta manera, planean reducir en un 15% desde hoy hasta 2030 la inactividad física. Además aseguraron  que realizar deporte periódicamente ayuda a prevenir y tratar enfermedades no transmisibles (ENT), como la diabetes, el cáncer de mama o de colon.

Por otro lado, datos de la misma organización revelan que la inactividad física tiene un costo económico enorme. “En el ámbito mundial, se calcula un costo de US$54000 millones en atención de salud directa, de los que el 57% corresponde al sector público y US$14000 millones adicionales son atribuibles a la baja productividad”.

 

 

 

 

Leave a Reply