Por: José Ignacio Fuentes Z.

El encuentro entre obispos y el Santo Padre dejará múltiples conclusiones en la jerarquía católica. Se espera que existan nombramientos de nuevos prelados a lo largo del país.

 

Esta mañana se iniciaron las reuniones que tendrá el Papa Francisco con los 34 eclesiásticos chilenos por los casos de abusos sexuales en nuestro país. El encuentro será en la auletta del Aula Paolo VI y se mantendrán hasta este jueves, donde se espera que hayan cambios relevantes en la iglesia. La viceportavoz de la Santa Sede, Paloma García Ovejero, declaró que “esto no será un circo mediático ni se van a tomar medidas como lavado de imagen”.

 

La primera cuota de incertidumbre la pusieron ayer el obispo auxiliar de Santiago, Fernando Ramos y de San Bernardo, Juan Ignacio González, quienes declararon sentir vergüenza y lamento por las razones de su llegada al Vaticano. “Esto ha sido muy doloroso, sorpresivo y sus causas son profundas, no hay una sola causa” afirmó González, quien agregó que están dispuestos a cualquier decisión del Papa Francisco.

 

Existe inquietud y expectación en el mundo cristiano sobre las decisiones que tomará el Santo Padre. Se especula que habrán nuevos nombramientos de obispos, tras la probable salida de Juan Barros, Horacio Valenzuela y Tomislav Koljatic, prelados de Osorno, Talca y Linares respectivamente. A estos últimos se les acusa de encubridores de Fernando Karadima en los casos en que fue inculpado de abuso sexual.

 

Pero estos no serian los únicos, pues el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, ya cumplió con el limite de 75 años que establece la Santa Sede, por lo que ya presentó su renuncia. Francisco deberá tomar la decisión de quien sucederá a Ezzati, quien se desempeña en su cargo desde el 2011. Alejandro Goic (Rancagua) , Gonzalo Duarte (Valparaíso)  y Cristian Caro (Puerto Montt) también presentaron su dimisión por exceder la edad que establece el derecho canónico.

 

El coordinador del Estado para la visita del Papa Francisco a Chile, Benito Baranda, se mostró optimista frente al panorama que se aproxima para la iglesia chilena. Según el laico, se espera una modificación a los grupos que lideran la cúpula eclesiástica, en donde se nombraran nuevos obispos según sus habilidades y no por el conocimiento al dogma cristiano.

 

“El Papa no debe castigar, si no que tiene que preocuparse de cómo reorganizar la iglesia y que esta responda a la sociedad. El mayor castigo de los responsables de esta crisis ha sido la sanción social, que no se la van a poder quitar” indicó el fundador de América Solidaria.

 

El sacerdote Sebastián Urruticoechea, experto en derecho canónico y capellán general de la Universidad de los Andes, cree que este encuentro tendrá tres objetivos: el restablecer la comunidad eclesial, tomar medidas para evitar el escándalo y que la gente se salga de la iglesia, y por ultimo, reparar la injusticia.

 

“Tengo mucha esperanza en que haya un cambio para bien. Creo que va a haber una transformación en donde sin duda se nombrarán nuevos obispos. Habrá un antes y un después en el modo de gobierno de la iglesia en Chile, por que estamos en una nueva era” mencionó el miembro del Opus Dei.

 

Según La Tercera el Sumo Pontífice les pidió prudencia y silencio a los prelados chilenos, debido a que “los ojos eclesiales y periodísticos del mundo están sobre ellos”.

 

 

Leave a Reply