Cambios en la resolución de conflictos laborales, disminución de la tasa impositiva para las empresas y modernización fiscal son los probables focos del 2018 para la CPC, previo a las elecciones para definir a su presidente, las cuales hasta ahora tienen candidato único.

3 de abril es la fecha tope para revelar la desconocida agenda de medidas que adoptará el posible presidente de la Corporación para la Producción y Comercio (CPC), como medidas para contrarrestar el bajo crecimiento (1.9% promediado en los pasados 4 años de gobierno). El aspirante a la presidencia de la agrupación gremial ha sido tajante en aclarar que su candidatura no llega con decisiones tomadas, sino que se propone construir un camino conjunto y coordinado que permita compatibilizar las aspiraciones de las distintas organizaciones que componen la CPC, y en miras a la realidad nacional.

Sin embargo, diversas declaraciones emitidas tras la reunión que sostuvo el presidenciable con los titulares de las gremiales permiten predecir ciertas prioridades, las cuales tendrían un amplio consenso. Manuel Melero, titular de la Cámara Nacional de Comercio (CNC) sostiene que con Swett tienen profundas coincidencias para mejorar el incentivo a la inversión.

Al ser consultado sobre la posibles modificaciones en materia laboral, anunciados en el programa de gobierno del presidente, comenta que “Es conocido que la CPC tiene una comisión laboral que ha estudiado los impactos de las reformas anteriores” y añade que esperan compartir los avances con el ministro de Hacienda. En ese contexto, es necesario recordar las declaraciones en contra de la posible judicialización de las relaciones laborales que hizo el ex presidente de la institución, Alberto Salas, materia sobre la cual podrían ser los consejos.

Aun cuando ni Swett ni Melero hacen alusión explícita a una posible modificación de la reforma tributaria o baja de carga impositiva, quien sí lo hizo fue el titular de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), Bernardo Larraín Matte, quien ya ha propuesto una rebaja de impuestos corporativos (aún considerando el actual período de estrechez fiscal). Al ser consultado por la tasa impositiva, plantea la necesidad de “no vedar los temas” en el contexto de una discusión tributaria. Asegura que es necesario generar una estructura tributaria que sea realmente competitiva, y recalca que Chile tiene una tasa de impuestos superior a la de la OCDE. “¿A quién afectan las altas tasas? A las empresas, y son estas las que aumentan los niveles de inversión, y nuestro objetivo es subir los niveles de inversión”, comenta.

El presidente de la gremial fabril también habló del buen ciclo económico que viviría Chile el segundo semestre de este año, con precios del cobre que rondarían los 3,9 $/Libra. Pero asegura que los vientos favorables pueden fácilmente diluirse si no se adoptan modernizaciones fiscales.

Leave a Reply