En pleno conflicto por el envenenamiento del ex espia ruso encuentran muerto a un exiliado del mismo país,Nikolai Glushov, aumentando tensión entre las dos naciones.

El domingo este hombre de 68 años fue hallado muerto en su hogar por familiares y amigos en Londres, dejando dudas acerca de la causa del fallecimiento.

Glushov era cercano de un empresario ruso, Boris Berezovsky,  que fue hallado muerto el 2013, supuestamente se trató de suicidio, pero Nikolai Glushov siempre tuvo incertidumbres sobre este hecho, ya que el empresario se enemistó con el presidente de Rusia, Putin, por lo que pidió asilo en Reino Unido.

 

Leave a Reply