Cerca de las 6:00 hrs. de Munich (00:00 hrs. en Chile), los agentes de policía recibieron un llamado el cual denunciaba un altercado en la estación de trenes rápidos metropolitanos S-bahn  de la ciudad Múnich.

Agustina Alvarado y Vanessa Amon

La disputa comenzó debido a motivos personales entre dos pasajeros, en un andén de la parada de Unterföhring.

A la llegada de la policía, uno de los participantes de la pelea, intentó empujar a uno de los oficiales hacia las vías del tren. Al no poder lograr su objetivo, le robó el arma a la agente enviada y le disparó en la cabeza.

Además, la policía de Munich, señaló a través de Twitter que: “Dos personas que se encontraban en la estación en el momento del tiroteo han sufrido también heridas, pero no se teme por su vida”.

Tras el tiroteo, la policía alemana dictaminó un despliegue policial con la intención de resguardar la zona, en caso de ser un nuevo ataque del Estado Islámico. Helicópteros y unidades de las fuerzas especiales acudieron a la estación de tren regional.

Todas estas precauciones fueron inmediatas por no tener conocimiento sobre las causas del ataque, ya que debido a que Europa se ha visto atormentada por una serie de atentados terroristas en este último tiempo, como el de Manchester y Notre-Dame, la paranoia rondaba a la autoridades alemanas.

Sin embargo, luego de que el agresor, una alemán de 37 años, fuera finalmente baleado y detenido, un portavoz policial de Munich, Michael Riehlein habló con The Associated Press y explicó que “el único atacante es un hombre, que actuó por motivaciones personales. No hay un trasfondo político ni religioso”.

 

 

Leave a Reply