Por: Javiera Cerda

Este martes se realizó en el centro de justicia de Santiago la fiscalización al director de cine, productor y actor chileno, Nicolás López, por cinco delitos específicos que lo inculpan. Los crimines constituyen  la  violación  a una menor de edad, abuso sexual retirado y violación, delito de ofensa al pudor y  3 hechos de otros abusos, los  que comenzaron el año 2004 en Viña del Mar y que “culminaron” según los testimonios en 2016.

Los delitos fueron cometidos en gran medida en contextos  relacionados a eventos cinematográficos, en donde las  víctimas corresponden, en primer lugar a una jóven de iniciales BWI que en el minuto de suceder los hechos tan solo tenía 17 años. Se le suman los abusos cometidos  en el año 2012 y 2016, como en el estreno de la película  del NO, fiesta tras la cal también sucedieron otros delitos. Se incluyen además los caso sucedidos durante la producción del largometraje  Películas López donde, según la fiscal a cargo del caso, Lorena Parra,  prometió papeles y posibilidades de trabajo a actrices como María Jesús Vidaurre, Daniela Ginestar y Bernardita Cruz, situaciones que terminaron en ilegalidades expuestas y confesadas por las víctimas.

Las declaraciones del ex socio de Nicolás López, Miguel Ascenzo, más uno de los diarios de vida de las victimas, son parte  de los antecedentes expuestos por la fiscalía, específicamente por Lorena Parra, la cual  pidió  derechamente la prisión preventiva de Nicolás López tras las declaraciones de las victimas. Pese a esto el cineasta manifestó  al inicio del juicio estar tranquilo de poder comprobar su inocencia.

La detención de la formalización, se debió al hecho de que en la casa el imputado  se confiscó una  polera rasgada, prueba que coincide con un relato de la víctima de abuso sexual que habría ocurrido en noviembre de 2016. El 23 de abril se volverá a reabrir el caso con la esperanza de poder llegar a una decisión final con todas alas pruebas a disposición.

Leave a Reply