La Ley N° 18.838 que regula el funcionamiento de los servicios televisivos, obliga en su primer artículo a los emisores de cada programa un correcto funcionamiento, en el cual se respete de forma permanente el pluralismo, incluyendo la diversidad religiosa.

Por: Diego Awad Facuse

El pasado martes 2 de abril la Corte de Apelaciones confirmó el veredicto del Consejo Nacional de Televisión que emitió un fallo en contra de Canal 13, exigiendo una suma de 200 UTM ($9.670.000) por difamación hacia la Virgen María en la rutina de Daniel Alcaíno, Yerko Puchento, el 17 de mayo de 2018 en el programa “Vértigo”.

El Director Ejecutivo del Canal 13, Javier Urrutia, en un comunicado oficial señaló que “suponer que normas anacrónicas y sistemas regulatorios que no son propios de democracias modernas están ahí para defender su particular visión de la sociedad y la vida es un error que, al menos este canal, se siente obligado a desafiar”, argumentó. 

Dentro del fallo, la Octava Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago, integrada por los Ministros Juan Cristóbal Mera, Mireya Eugenia López y Tomas Gray, afirmaron que “es un abuso de su derecho pues al amparo de su ejercicio incurrió en mofa y menosprecio público de un símbolo que para otros tiene el carácter de sagrado”. 

Jorge López, guionista del polémico “bufón de Vértigo”, enfatizó en que el humor de Yerko “es acido y esa es la gracia del personaje”, declarando que el actuar del personaje siempre ha sido igual “es parte de su esencia”, no dando ningún comentario más sobre el asunto.

Claudia Romero, ex productora general de Canal 13, declaró a “Andes al Día” que “estamos en un país donde está en vigencia la libertad de expresión y los canales tienen derecho a decidir que se pone en pantalla”. Luego crítica duramente el rol del CNTV “quien atenta contra la libertad de expresión”.

Han sido varias las polémicas causadas por el acido humor de Yerko Puchento, en el 2017 ya vivió una demanda el Canal 13, por sus infortunios comentarios sobre Sarita Vásquez. Esto le implicó a la casa televisiva pagar una indemnización de $10 millones por daño moral.

Luego en el 2018 fue el turno de Sebastián Dávalos, que también tomo acciones legales en contra de él, exigiendo una compensación de $3.360 millones; y la lista sigue, 233 denuncias ante el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) registró la rutina en la que tuvo como víctimas a la vocera de Gobierno, Cecilia Pérez, y a Daniela Vega, protagonista de la película chilena “Una mujer fantástica”. 

Tags:

Leave a Reply