Guillermo Álvarez

Terribles atentados se produjeron en Gaza, en el marco de la conmemoración del “Nabka”, catástrofe en la que los palestinos conmemoran la pérdida de sus territorios a manos del ejército israelí, y de la controversial nueva embajada de EEUU en Jerusalén

 

La jornada más sangrienta desde la guerra de 2014, entre el movimiento Islámico (Hamás) y el ejército de Israel, se vivió en el marco del traslado de la sede diplomática de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén, dónde más de 500 heridos y 58 palestinos fueron asesinados por fuego del Ejército Israelí, que protestaban indignados tras la histórica cumbre en la Franja bloqueada entre Gaza e Israel.

 

El enfrentamiento protagonizado el pasado lunes, fue el de mayor magnitud en años a lo largo de la frontera entre las fuerzas armadas de Israel y Palestina, tras un alto al fuego desde la guerra de Hamas en 2014. La polémica del traslado de la nueva sede norteamericana, nace ya que la soberanía israelí en Gaza no está reconocida en el derecho internacional, y se estableció que solo será legal, si es discutido en una fase avanzada de las negociaciones de paz.

 

El Alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos no tardó en acusar a Israel de matar indiscriminadamente, pidiendo a las autoridades israelíes cegar inmediatamente el uso de municiones, y solicitando a la comunidad internacional que asegure la justicia para las víctimas. Mientras la autoridad palestina acusó a Israel de cometer una masacre horrible, además de pedir a las máximas autoridades del mundo frenar esta ofensiva. Sin embargo, para Sivan Gobrin, vicepresidenta de la Comunidad de Israel en Chile, cree que se están victimizando, al decir que “no es una violación de los derechos de los palestinos, que hacen túneles en territorio israelí para realizar atentados, además que Israel es la única ayuda humanitaria que tienen”.

 

Mientras tanto en nuestro país, la Federación Palestina de Chile, a través de estudiantes agrupados, protagonizaron la toma de la Casa Central de la Universidad de Chile, en el marco del 70º aniversario de la “Nabka”, catástrofe en la que los palestinos conmemoran la pérdida de sus territorios a manos de los israelíes.

El objetivo de la manifestación, que explicó Jorge Yarur, vocero de la Unión General de Estudiantes Palestinos, fue solicitar al gobierno poner fin todo vínculo con Israel, con la cooperación de Judíos por la Paz y la Justicia.

Además, realizaron un llamado a la ciudadanía a no tener “oídos sordos” con las violaciones de los derechos humanos vividos por el pueblo palestino.

Por su parte, la Presidenta de la Federación Palestina, Nadia Garib, solicitó “el cumplimiento de la resolución 194 de las Naciones Unidas por el derecho a retorno de los 5 millones de refugiados palestinos”.

Leave a Reply