El bajo poder adquisitivo de la población chilena y el alto costo de los tratamientos, no permiten que las personas con esta enfermedad neurodegenerativa puedan tener una mejor calidad de vida.

 

Hoy se conmemora el Día Mundial del Parkinson, la enfermedad que afecta a más de 40.000 chilenos. Se trata de un problema degenerativo que impacta al sistema nervioso central, donde mueren un tipo de neuronas que generan dopamina, produciendo dificultades motoras que van empeorando con el tiempo.

Existen diferentes avances tecnológicos que permiten a las personas que padecen esta patología obtener una mejor calidad de vida, sin embargo el alto costo de éstas es la mayor traba. El ingreso laboral promedio de los chilenos es de $517.540 pesos mensuales, según revelo el Instituto Nacional de Estadísticas en su última encuesta, mientras que tratamientos de este tipo pueden llegar a los 32 millones de pesos.

Una de las tecnologías más recientes es la cirugía de Estimulación Cerebral Profunda (DBS, por sus siglas en inglés). Esta consiste en un dispositivo médico implantado quirúrgicamente, similar a un marcapasos cardíaco, que permite un mayor control sobre los movimientos del cuerpo, brindando una mejor calidad de vida a los pacientes con Parkinson. El costo de este tratamiento en particular es de 28 millones de pesos para el sector público, incluyendo gastos de hospitalización, medicamentos y cuidados especiales. De acuerdo con un estudio de Hospital Nuestra Señora del Rosario de Madrid, la Estimulación Cerebral Profunda mejora en 80% los síntomas del Parkinson.

Andrés De la Cerda, Jefe del Centro de Neurociencia de la Clínica Dávila, con importante trayectoria en la enfermedad de Párkinson, piensa que es “terrible que por un tema financiero no haya salud y que no se pueda resolver problemas importantes de este grupo de personas”. A pesar de esto, mencionó algunas de las antiguas barreras que existían y que hoy se han superado: “Hoy día en el servicio público, en el Hospital Carlos Van Buren, en el San Borja, ya hay grupos que tienen la expertise necesaria para poder instalar estas tecnologías, por lo tanto, el único aspecto que queda como barrera es el poder pagar el tratamiento”.

Estos hospitales y los Servicios de Salud Metropolitano Central y de O’Higgins, firmaron un convenio de colaboración que tiene como meta la implementación y funcionamiento del “Programa Piloto Cirugía Estimulación Cerebral Profunda de Enfermedad de Parkinson”.

Maribel Flores, esposa de Gerardo Concha, quien padece Parkinson hace más de 20 años, afirmó que como esposa, se encuentra en una tensión diaria, ya que sufre al cuidar a su marido. “Entender a la persona que tenemos al lado, y muchas veces atenderla no es fácil. Es mucha la presión, especialmente en la noche cuando uno no puede dormir por estar atendiendo a la persona que tiene este mal maldito”, afirmó Flores.

Con respecto a una posible solución, la Directora Ejecutiva de la Liga Chilena contra el mal del Parkinson, Isabel Cornejo, dijo “La ley Ricarte Soto es una de las esperanzas que tenemos, y lo otro es que el Estado de Chile se haga cargo a través des Ges (Garantías Explícitas en Salud)”. En la misma línea, afirmó que su misión ahora es que las nuevas tecnologías sean integradas a la nueva canasta, para que las personas que lo necesiten logren ser beneficiadas.

Cabe recalcar que, hasta el momento, todos los tratamientos existentes para esta enfermedad neurodegenerativa son paliativos y no hay registro de ningún método de curación permanente para este tipo de patologías.

 

Leave a Reply