La solicitud llevada a cabo por el fiscal Robert Mueller llevó a la incautación de información privilegiada, entre ellos, los pagos que recibió la actriz de películas para adultos Stormy Daniels.

Fuertes tensiones dentro de la Casa Blanca luego de que el Presidente Donald Trump se enterara del allanamiento efectuado en las oficinas y residencia de su abogado Michael Cohen. El fiscal Robert Mueller, investigador de la posible intervención del gobierno ruso en las elecciones presidenciales, solicitó a los agentes federales llevar a cabo el registro. Otra situación que repercute en Estados Unidos y deja un futuro incierto para el gobierno republicano.

Los agentes del FBI incautaron información privilegiada, el cual incluye los pagos realizados por Cohen a la actriz porno Stormy Daniels, quien recibió US$130.000 para que no diera a conocer su relación con el magnate republicano. El Presidente Trump calificó la situación de “vergonzosa”, declarando que esta investigación, junto con la supuesta corrupción y obstrucción de la justicia, llevan más de 12 meses y no han encontrado nada en su contra.

Gonzalo Müller, analista internacional, señala que de comprobarse las irregularidades, Trump podría enfrentar un impeachment, “proceso de juicio político en el Congreso”, que podría llegar a destituirlo. Añade que el evento “tensionaría en extremo al Partido Republicano”, ya que cuenta con mayoría en ambas Cámaras, generando que los votos de su propio círculo hagan caer su mandato.

Según el Washington Post, el fiscal Mueller busca demostrar que Trump puede ser juzgado por obstrucción de la justicia frente a los posibles actos de corrupción que involucra a miembros de su campaña presidencial, al igual que la supuesta intervención de Rusia durante el desarrollo de esta misma. El magnate no dio señales de destituir a Mueller una vez enterado del allanamiento de su abogado, pero que sí “es una pura y simple cacería de brujas”.

El analista internacional destaca la decisión tomada por Trump de no despedir al fiscal, ya que “goza de una amplia popularidad y sacarlo puede ser leído como un gran error”. Añade que el presidente “se va a refugiar en el tema internacional” dentro de los próximos días, poniendo especial énfasis en la “posible guerra comercial entre Estados Unidos y China”, al igual que la crisis en Siria.

El Mandatario se refirió al Departamento de Justicia, señalando que se ha dedicado a “mirar hacia el otro lado” en el caso de los correos de Hillary Clinton. Investigación realizada por el fiscal general Jeff Sessions, quien determinó la inexistencia de delito en el servidor privado de la candidata democrática.

Marcos Jaramillo, profesor de derecho internacional de la Pontifica Universidad Católica (PUC) aclara que los posibles involucramientos en irregularidades del Mandatario son una demostración de la “lucha de poder” y es un intento de la “élite norteamericana”, opositores de Trump, de desacreditar su autoridad.

Leave a Reply