Vicky Habermeyer tiene 29 años y practica habitualmente el ayuno. Decidió hacerlo casi por curiosidad, fueron 21 días en Curarrehue. Asegura que gran parte de los que partieron la experiencia con ella declinaron a medida que pasaban los días. Pero también asegura que a pesar de ser una experiencia de sacrificio y profundos procesos internos, que – antes de tener hijos- esta era su mejor experiencia.  Una experiencia en la que afloraron miedos, inseguridades y lugares que se encuentran dentro de ella, pero que no conocía.

Vicky  hizo su ayuno con Victor Truviano, este hombre practica la conciencia pránica, una de las consecuencias del estado que le otorga la conciencia pránica es no comer ni beber (él asegura que lleva 9 años sin hacerlo). “Es un estado de felicidad desde el que deja que el Absoluto se manifieste a través de él” asegura.

Aquí te dejamos el relato contado por la misma Vicky sobre la experiencia:

 

Comments are closed.